Terna para Fiscal General, sin mayores sorpresas
Tres nombres de primera línea: Mónica Cifuentes, Néstor Humberto Martínez y Yesid Reyes Alvarado conforman la terna que propuso el presidente Juan Manuel Santos para elegir al próximo Fiscal General de la Nación. (Lea también Lista terna para elegir Fiscal; vicefiscal Perdomo quedó por fuera)

Tras un proceso que a comienzos del año se anticipaba traumático, por la posibilidad de que la Corte Suprema, que elige, embolatara la decisión por meses por cuenta de sus peleas internas, la Presidencia pone los nombres a consideración de los magistrados y se espera que antes de dos semanas el proceso se complete con la designación del sucesor de Eduardo Montealegre.

EL TIEMPO le cuenta tres conclusiones del proceso.

1. Hubo meritocracia, pero al final los candidatos fueron los que estaban 'cantados'.

En una decisión inédita, el presidente Santos convocó a una inscripción pública que atendieron más de 150 abogados y de los que al final quedaron 16 preseleccionados. Ese proceso se surtió en tres semanas y atendía sugerencias de ONG que siempre han pedido mayor transparencia en los procesos de selección de los altos dignatarios de la justicia.

Los méritos jurídicos y académicos de los postulados no tienen discusión. Pero al final, dicen los analistas, son en esencia los mismos que venían sonando, especialmente en el caso de Martínez y de Reyes. Así, puede interpretarse que el concurso terminó siendo inocuo.

2. 'Puja' entre dos pesos pesados.

Salvo que haya un 'palo' y la Corte termine eligiendo a Mónica Cifuentes -la candidata menos conocida de la terna, si bien ha sido asesora en el Ministerio de Defensa y el Equipo de Paz-, se anticipa una fuerte puja entre el ministro Yesid Reyes -que prepara su renuncia a la cartera de Justicia- y Néstor Humberto Martínez.

Los dos tienen una larga trayectoria como abogados. Reyes, hijo del presidente de la Corte Suprema de Justicia Alfonso Reyes Echandía, lleva dos años como ministro y ha sido el abanderado de las actuales propuestas de Colombia para una mayor apertura de las políticas contra las drogas.

De hecho, está en Nueva York defendiendo ante la Asamblea General esas propuestas, en el marco de 'Ungass'. Néstor Humberto Martínez ocupó las carteras de Justicia, el Interior y de la Presidencia, además de otros importantes cargos. Reyes, según algunos analistas, es más cercano al Presidente de la República, en tanto que Martínez tiene entrada tanto con Palacio como con otros sectores políticos, incluido el uribismo.

3. ¿Y qué pasó con el vicefiscal Perdomo?

A finales del año pasado, tanto en la Fiscalía como en la Corte Suprema se daba por un hecho que el vicefiscal Jorge Fernando Perdomo se iba a quedar al menos hasta el final del año en el sillón de su jefe, Eduardo Montealegre. Esa situación se daba porque la Corte Suprema llevaba meses sin llenar seis vacantes, algunas de las cuales tenían dos años, y esto afectaba directamente el quórum necesario -16 votos- para elegir Fiscal General.

En febrero, tras la captura del ganadero Santiago Uribe, arreciaron las críticas del uribismo al fiscal Montealegre sobre una supuesta persecución penal a ese movimiento político y el ambiente político empezó a presionar a la Corte. En una sola sesión eligieron las seis vacantes y, por anticipado, una séptima que estaba a punto de darse: la de Leonidas Bustos, considerado como el principal aliado de Montealegre, y de Perdomo, en la Corte.

El Gobierno, que esperaba esa señal, convocó a la inscripción pública que terminó hoy con los tres nombres propuestos. Perdomo se inscribió en su condición de Fiscal General (e.), lo que de alguna manera suponía una ventaja sobre otros eventuales ternados en la medida en que tenía a su disposición un factor --la burocracia de la institución-- que siempre ha sido señalado como incidente en elecciones de este tipo.

A pesar de ser un hombre que conoce la institución y de sus pergaminos académicos, Perdomo tenía varios 'peros' para estar en la terna. Primero, que era percibido como un heredero de Montealegre y, en ese orden de ideas, mantendría vivas las prevenciones del uribismo.

Segundo, en el mismo Palacio se consideraba que tenía una agenda que no necesariamente correspondía con la que el Presidente espera del nuevo Fiscal. Altas fuentes señalan que a Perdomo le ofrecieron en todo caso una cartera ministerial, que habría rechazado.

¿Qué sigue ahora?

La terna anunciada por el presidente Juan Manuel Santos llegará a la Corte Suprema de Justicia que tradicionalmente no ha tardado más de 16 días en la elección del Fiscal General de la Nación.

Las hojas de vida serán analizadas por los magistrados que además, en este tipo de procesos podrán realizan entrevistas privadas o incluso una audiencia pública en la que se escuchen las propuestas de cada uno de los candidatos. En procesos anteriores, cada aspirante tuvo el mismo tiempo para exponer sus propuestas.

Tras esa etapa la Sala Plena integrada por 23 magistrados podrá empezar las votaciones para elegir al nuevo jefe del ente acusador. El candidato tendrá que tener al menos 16 votos para ser elegido.

En procesos anteriores la elección no ha demorado más de 16 días, a excepción del episodio en el que la Corte Suprema rechazó las ternas enviadas por el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Esa situación llevó a que permaneciera en el cargo en calidad de encargado el fiscal Guillermo Mendoza Diago entre agosto de 2009 y enero de 2011.

JUSTICIA

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla