Camilo Ospina se despidió de la OEA
Después tres años de representar a Colombia ante la OEA, el embajador Camilo Ospina regresa esta semana a Colombia, para ser posiblemente la terna del gobierno para Fiscal General de la Nación.

"Cada trabajo tiene su ciclo, y en este momento termino el ciclo del trabajo de la misión en la OEA... no tengo ninguna perspectiva concreta sobre nada", dijo el embajador en una rueda de prensa el miércoles.

Ospina catalogó de "un perfil bajo", la demanda que Ecuador interpuso en contra de Colombia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, por la muerte de un ecuatoriano durante el ataque de Colombia al campamento de Raúl Reyes en Ecuador.

Se refirió a la poca importancia que se le dio a esta demanda, debido a la ausencia de comentarios de la cancillería de este país. "Por eso la respuesta de Colombia fue muy prudente, una respuesta técnica frente a un requerimiento técnico", dijo.

El embajador es optimista y percibe que existe una intención de los países en "arreglar el problema".

Ante las insinuaciones de varios grupos a favor de los Derechos Humanos en Colombia sobre el nexo entre los falsos positivos y el programa que pago de informantes que se inicio cuando el embajador era ministro de Defensa, asegura que ningún empleado público debe recibir dinero por su labor.

"Jamás se promovió ningún incentivo económico a las fuerzas. Ningún empleado público puede recibir recursos. Esos son recursos para combatir el crimen", dijo. "La política de recompensa es una política global y en todos los lugares del mundo existe, se paga por información valida y útil para combatir el crimen".

Ospina llamó a la recompensa como algo "vital" para la lucha contra el crimen. "Si quitamos el programa de recompensa sería muy difícil encontrar resultados e impulsar de manera efectiva la lucha contra el crimen".

Ospina también confirmó que la Misión de Apoyo al Proceso de Paz con los grupos paramilitares (MAPP-OEA), está en sus últimos días en Colombia, ya que el proceso de desmovilización está terminando.

Como el proceso de desmovilización está terminando posiblemente este año saldrá del país, pero Ospina espera que se solicite otro tipo de acompañamiento o de asistencia, como otra misión para seguir el proceso de los desmovilizados.

"Creo que ya estamos saliendo del proceso de desmovilización, para otros tipo de procesos", dijo Ospina, quien espera otro tipo de acompañamiento o de asistencia. "Va al ritmo de Justicia y Paz".

El Paìs / 17 de junio de 2009